2/24/2013

Fragmento



De pronto mientras
 ibas conmigo, te toqué
y se detuvo mi vida.

Pablo Neruda

2/21/2013

De "La amante de la noche"



¿Qué es lo que, poeta de la confusión, seduce al cielo?
¿Son sueños de la niñez o los fantasmas de los poetas?
¿Los desconocidos amores apasionados o las noches infelices?
¿Los horizontes que te sedujeron o la magia de la luz?

Nazik al-Malaika

Palabras




Me quejé al viento por la soledad de mi corazón
y vino con el aroma nocturno de la siega.
En el insomnio dejó la fragancia del narciso y la rosa
extendida en mis mejillas cansadas sobre la almohada
y apagó la nostalgia con la melodía que al río cantaba.

Nazik al-Malaika

De "Extraños"



Pregunté a las horas, ¿Para qué mi alegría,
si pasamos las tardes, tú lo sabes,
como extraños?

Nazik al-Malaika

Los enigmas



Déjame con mi silencio, con mis sentimientos frustrados
no preguntes por los enigmas, mi ambigüedad y mi silencio

déjame con mi enigma sin buscar mis profundidades
acepta sólo comprender mis sentimientos.

No preguntes, a veces yo soy un enigma entre ellos
que permanece ausente sin comprender

mi alma no desea vivir como los demás
y a veces olvido lo que siento

incluso tu amor... incluso tus horizontes que me torturan
pues soy espíritu que se extiende como espectro enamorado.

Como la noche: silencio, profundidad, horizonte
como las estrellas: incertidumbre, lejanía, brillo

comprende mi sufrimiento si la noche es comprendida
toca mi alma, si las estrellas pueden ser tocadas.

Nazik al-Malaika

2/13/2013

"When I love"


When I love
I become time outside all time.
Nizar Qabbani

2/07/2013

Pensamiento de amor





Dejé un instante de pensarte. Había
sucedido algo en ti cuando volviste.
Venías más nostálgico, más triste,
seco tu sol que iluminó mi día.

... Alguien -sé quién- que yo no conocía,
alguien que calza sueños de oro, y viste
almas dolientes, te pensó. Caíste
al pozo donde muere la alegría.

¿Por qué fuiste pensado, malherido,
pensamiento de amor? ¿Cómo han podido
pasarte el corazón de parte a parte?

¿Por qué volviste a mí, sufriendo, a herirme?
¿No recuerdas que tengo que ser firme?
¿Es que no ves que tengo que matarte?

José Hierro

Ayer te besé en los labios

Ayer te besé en los labios.
Te besé en los labios. Densos,
rojos. Fue un beso tan corto
que duró más que un relámpago,
que un milagro, más.
... El tiempo
después de dártelo
no lo quise para nada
ya, para nada
lo había querido antes.
Se empezó, se acabó en él.

Hoy estoy besando un beso;
estoy solo con mis labios.
Los pongo
no en tu boca, no, ya no
—¿adónde se me ha escapado?—.
Los pongo
en el beso que te di
ayer, en las bocas juntas
del beso que se besaron.
Y dura este beso más
que el silencio, que la luz.
Porque ya no es una carne
ni una boca lo que beso,
que se escapa, que me huye.
No.
Te estoy besando más lejos.

Pedro Salinas