12/08/2012

De "Grito"





El mar no es nada 


comparado con la distancia que hay entre tú y yo.



Henrik Nordbrandt

De "Cortaste una rosa"





"Y así pasan las cosas, yo ahora vivo 

solo, en una habitación rosa, en un paisaje azul

y añoro con la misma fuerza 

eso que hay detrás de las montañas brumosas 

y eso que se esconde de sí mismo 

dentro de mí 

entre las palabras de tu carta". 


Henrik Nordbrandt

Adonde quiera que vayamos






Adondequiera que vayamos siempre llegamos demasiado tarde


a aquello que una vez salimos a buscar.

Y en cualquier ciudad en que nos quedamos

están las casas a las que es demasiado tarde para volver

los jardines en los que es demasiado tarde para pasar una noche de luna


y las mujeres a las que es demasiado tarde para amar

lo que nos tortura con su intangible presencia.


Y sean cualesquiera las calles que creemos conocer

nos llevan más allá de los jardines floridos que andamos buscando

y que difunden por toda la vecindad sus pesadas fragancias.

Y cualesquiera que sean las casas a las que volvemos

llegamos demasiado tarde por la noche para ser reconocidos.

Y cualesquiera que sean los ríos en que nos reflejamos

no nos vemos hasta que les hemos dado la espalda.




Henrik Nordbrandt

12/06/2012

Fragmento



El oscuro llanto que entonces no te lloré
es a mi cuello como piedra al saltar desde el puente.

Natán Alterman

Fragmento

Rezo
 porque seas mía
  sólo para poder olvidarte.

     Natán Alterman.

12/05/2012

No verte




Un día y otro día y otro día.

No verte.


Poderte ver, saber que andas tan cerca,
que es probable el milagro de la suerte.
No verte.


Y el corazón y el cálculo y la brújula,
fracasando los tres. No hay quien te acierte.
No verte.



Miércoles, jueves, viernes, no encontrarte,
no respirar, no ser, no merecerte.
No verte.



Desesperadamente amar, amarte
y volver a nacer para quererte.
No verte.



Sí, nacer cada día. Todo es nuevo.
Nueva eres tú, mi vida, tú, mi muerte.
No verte.



Andar a tientas (y era mediodía)
con temor infinito de romperte.
No verte.



Oír tu voz, oler tu aroma, sueños,
ay, espejismos que el desierto invierte.
No verte.



Pensar que tú me huyes, me deseas,
querrías encontrarte en mí, perderte.
No verte.



Dos barcos en la mar, ciegas las velas.
¿Se besarán mañana sus estelas? 



Gerardo Diego