12/07/2011

Muralla femenina



He estado esperándolo tanto.
Sólo yo caminé a su sombra.


Esta vez, la segunda en que he
acudido, ya no sueño con
la inmensidad. Con las manos a
la espalda, camino de
un extremo al otro, pensando-
¿cómo puede un hilo tan
fino mantener atada a una ciudad?

Lin Ling (1935-)

No hay comentarios: