12/07/2011

Escrito en el ocaso



El tiempo está grabado en las pálidas
caras verdes de las hojas de
loto que flotan. Nuestros corazones
son un mar, un lago y al final
un pequeño estanque, donde las telarañas
se enredan por sobre las hojas
redondas y por debajo de ellas nuestra
añoranza solo es una gota de rocío.

A veces, la antigua historia nos vence
de repente. Entonces triunfa el 
tiempo y se suelta el pelo de un negro
umbrío y colgante como un sauce.

La vieja melancolía procede de
la tierra de la nostalgia. Los colores
del ocaso se espesan. Las sombras
crecen deprisa en el agua. Se puede
rasgarlas, pero no eliminarlas.

Hsiung Sung 

No hay comentarios: