5/14/2010

Ausencia




Habré de levantar la vasta vida

que aún ahora es tu espejo:

cada mañana habré de reconstruirla.

Desde que te alejaste,

cuántos lugares se han tornado vanos

y sin sentido, iguales

a luces en el día.

Tardes que fueron nicho de tu imagen,

músicas en que siempre me aguardabas,

palabras de aquel tiempo,

yo tendré que quebrarlas con mis manos.

¿En qué hondonada esconderé mi alma

para que no vea tu ausencia

que como un sol terrible, sin ocaso,

brilla definitiva y despiadada?

Tu ausencia me rodea

como la cuerda a la garganta,

el mar al que se hunde.


Jorge Luis Borges

4 comentarios:

gonzalo dijo...

las ausencias son atroces.

besos.

Francisco Álvarez dijo...

Que puedo decir:
Creo que las ausencias son positivas en en laco de las parejas.En el caso de las ausencias familiares como un hijo, son atroces, como dice "Gonzalo"
Sin embargo, las ausencias en toda indole en mi vida me han hecho escribir.Como a tí en este Poema, en este hermoso y ausente poema.

Saludos.

Lina Safi ("suave pureza" en árabe) dijo...

Como dijo Scarpa, "no tengo corazón para ausencias".
Gracias por sus comentarios. El poema en todo caso no es mío, sino de Borges, por eso el nombre de él al final.
Saludos desde el país delirante.

Pilar dijo...

Dónde dejo las pupilas que grabaron un futuro que hoy se pierde en la nostalgia?

Felicitaciones, bonita.
Un abrazo desde mi sur
Pilar