9/13/2009

El Infinito




Amé siempre esta colina,



y el cerco que me impide ver más allá del horizonte.



Mirando a lo lejos los espacios ilimitados,



los sobrehumanos silencios y su profunda quietud,



me encuentro con mis pensamientos,



y mi corazón no se asusta.



Escucho los silbidos del viento sobre los campos,



y en medio del infinito silencio tanteo mi voz:



me subyuga lo eterno, las estaciones muertas,



la realidad presente y todos sus sonidos.



Así, a través de esta inmensidad se ahoga mi pensamiento:



y naufrago dulcemente en este mar.






Giacomo Leopardi

No hay comentarios: