3/11/2009

Réquiem (Fragmento)




"Pero no responde nadie sino mi corazón que tiran reciamente con una larga soga.

Nadie, sino el musgo que sigue creciendo y cubre las puertas.

Tal vez las almas desprendidas anden en busca de moradas nuevas.

Pero no hay nadie,

sino la noche que a menudo entra en el hombre y echa sellos".



Humberto Díaz-Casanueva

No hay comentarios: